theonlyway2.com

EL BÚHO

Jan Carlos Soria Cusihuaman

Se escuchaba con mucha claridad el deceso de gotas de roció en las hojas y como una a una terminaban en el ápice y estos para dar contra el piso, en medio de tanto ajetreo calmoso, se encontraba un pequeño búho, aunque siendo de día y esto extraño para tal ave, le surgió la pregunta sobre los montes, que es lo que hay más allá de lo que perciben sus ojos saltones, era un búho bastante extraño, que podría mirar el búho en otras aves, su pregunta era ¿a dónde van los soñadores se decía?, estoy tan acostumbrado a este ambiente, y no conozco ningún búho que con algo de cordura se atreva emprender tal viaje, pues nadie que conozca las tradiciones sabe que lo propio de un búho es su territorio, pero hay una voz que nace en mi interior que me dice que vuele, y que valla sin miedo a lo postrero.

El aleteo del ave se diferenciaba de otras, su diseño era para el deceso y no para el ascenso, no estaba acostumbrado a tanta altura ni a la fuerza del viento que iba en contra de su pecho, sentía el frio del ambiente que pausaban los aleteos de su andar, pero su mirada se posaba en puesta del sol que se ocultaba entre las montañas, la luz que irradia tal astro es tan diferente a toda luz que se manifiesta en la naturaleza, en el corazón del ave surgía el anhelo, y él decía ¿qué veré? y ¿qué me encontrare?, que pues sentiré estando allá, el frio de esa tarde no tardo en manifestarse con más peso, bastante helado para tal avecilla, empezaba a cansarse esta ruta no era para él, he de flaquear se decía, no soportare se decía, razón tenían los otros búhos de no hacer tal cosa, era más fácil quedarme, había comida, bebida y todo lo necesario aunque rutinario no me faltaba nada, y si vuelvo y si regreso, entraba la duda en su corazón.

No, no he viajado tanto para ir atrás, sé que no falta mucho, las montañas se han hecho más grandes a medida que me acerco, un aleteo y otro tendré que dar, sé que este viaje no será en vano, que extraño el olor de este ambiente muy diferente al que acostumbro, y así el ave siguió volando hacia el horizonte, que es lo que encontró esta ave allí, pues debo serles sinceros, no lo sé, pero esta historia ahora te pertenece a ti hoy, ve y mira el horizonte a dónde quieres ir, y que es lo que esperas encontrar ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

¡Tú puedes ayudarnos a salvar vidas!
Este sitio web se sostiene con los aportes de personas generosas que tienen amor por la vida.

agradecemos tu donación

"Gracias por ser parte de The Only Way 2"

Abrir chat
¿Abrir chat?
Bienvenido, estoy disponible, te puedo ayudar con algo?